Fiscalidad del traspaso de un negocio

A la hora de analizar la fiscalidad de la cesión de un negocio es preciso tener en cuenta tanto la tributación indirecta (IVA e ITP) como la directa (IRPF o Sociedades). Normalmente suelen concurrir vendedor, comprador y, en ocasiones, el arrendador del local.

1. Tributación Indirecta

Este tipo de operaciones en las que se cede la explotación de un negocio no están en principio sujetas a IVA, siempre y cuando se transfiera una unidad del negocio autónoma y se vaya a continuar con la actividad económica (Artículo 7 1º LIVA). Tampoco estarán sujetas al Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales en la medida en que se trate de transmisiones efectuadas por empresarios. No obstante lo anterior, se devengará ITP cuando se transmitan bienes inmuebles (únicamente por la parte del valor de estos). (Artículo 7. 5 LITP).

Ahora bien, si el propietario del local recibe una parte del traspaso del negocio, tendrá que emitir una factura con el 21% de IVA al inquilino saliente.

La referida no sujeción a IVA no aplica, a tenor del artículo 7 LIVA anteriormente mentado, si los bienes del traspaso se venden por separado.

2. Tributación Directa

En cuanto a la renta procedente del traspaso, es preciso distinguir si el transmitente es una persona física o una sociedad. En el primer caso, existirá obligación de tributar según el IRPF teniendo dicha renta el carácter de ganancia patrimonial y no de rendimiento de actividades económicas. En el segundo caso, la ganancia tributará en el Impuesto sobre Sociedades.

Sin embargo, si el propietario recibiese una parte del traspaso tributará en el IRPF como rendimiento del capital inmobiliario teniendo dicha renta el carácter de rendimiento irregular en el tiempo.

victorvazquez82