Tributación del arrendamiento de negocio

Existe arrendamiento de negocio cuando el arrendatario recibe, además del local, el negocio o industria en él establecido, de modo que el objeto del contrato sea no solamente los bienes que en el mismo se encuentran, sino una unidad patrimonial con vida propia y susceptible de ser inmediatamente explotada o pendiente para serlo de meras formalidades administrativas. Ello supone la existencia previa de una empresa o negocio que era explotada por el arrendador con anterioridad al arrendamiento.

La calificación anterior comporta que los rendimientos correspondientes al arrendamiento tendrán la consideración de rendimientos del capital mobiliario según el artículo 25.4 LIRPF.

En este sentido, si se opta por arrendar el negocio la contraprestación que por ello se perciba ha de imputarse en concepto de IRPF como rendimiento de capital mobiliario. Sin embargo, a pesar de dicha calificación se integran en la parte general de la base imponible.

Es preciso añadir que en el arrendamiento de negocio, éste ejerce su fuerza atractiva, sobre arrendamiento de local, de modo que éste último no genera rendimientos de capital inmobiliario.

Normativa/Doctrina

Artículo 25 .4 c) Ley 35 / 2006, de 28 de noviembre de 2006 .
Consulta de la D.G.T. 0843 – 2001, de 30 de abril de 2001

victorvazquez82